La impresión flexográfica es un método tradicional de impresión que actualmente se ha modernizado y ha conseguido abrirse a nuevos mercados. Es muy utilizada para, por ejemplo, la impresión de etiquetas a gran velocidad. Los motivos para la elección de esta técnica hay que buscarlos en sus características más ventajosas, entre las que podemos destacar cuatro en concreto.

1-Es un sistema de impresión versátil

La impresión flexográfica puede llevarse a cabo sobre diferentes tipos de materiales, lo que facilita que se pueda trabajar tanto con cartones como con plásticos con papel. De esta manera, la industria de los envases y de la publicidad puede obtener un gran partido de esta técnica.

2-Es un sistema de impresión veloz

La velocidad es fundamental para que se pueda competir en un mundo en el que todo se quiere al momento. La impresión de etiquetas, antes mencionada, precisa de una técnica que permita que la impresión sea muy veloz para poder elaborar cientos de unidades en poco tiempo. Esto permite que la competitividad sea máxima, especialmente cuando el coste de la impresión no es demasiado caro, algo que vamos a ver que también sucede con esta técnica.

Este bajo precio no solo lo vamos a ver en grandes tiradas, que son las más habituales, sino también cuando los encargos son de pocas unidades, pudiendo realizarse de forma igualmente rápida y a bajo precio.

3-Requiere de poco mantenimiento

Al contrario que otros sistemas, las máquinas de flexografía no precisan de mantenimientos especialmente complicados o especializados, sino que el mantenimiento es sencillo y además económico. Esto permite no solo abaratar costes, sino también reducir el tiempo necesario para conseguir que las máquinas funcionen de una manera perfecta, lo que permite dedicar más horas al trabajo efectivo.

4-Permite automatizar procesos y reducir costo

Muchos de los procesos que se llevan a cabo en una impresión flexográfica pueden automatizarse, lo que permite que todo funcione de una manera más rápida. Esto también ahorra en mano de obra y por tanto reduce costo de producción. De esta manera, el precio final del producto es más económico y se pueden ofrecer al cliente presupuestos altamente competitivos.

Estas son las características de la impresión flexográfica más destacables y las que hacen que la gran mayoría de clientes depositen su confianza en esta técnica que les permiten tener trabajos de gran calidad en muy poco tiempo y por un precio muy económico.